¿Se puede hacer peor?


Este post es consecuencia de una entrada anterior muy chula que titulaba “Los lunes al sol ….” o algo así en que señalaba a los culpables de nuestra situación general. En la misma entrada dejaba caer que todos podríamos ser algo culpables pero sin dudas vuelvo a repetir, “Ellos más”.
Ahora voy a preguntarme un poco por el cómo. No basta con el sospechoso, hacen falta un móvil, un arma, probar los hechos y por último estudiar detenidamente la escena del crimen para que no escapen. Daría para una novela pero no quiero enrollarme demasiado aunque me temo que en esta ocasión es inevitable, pido perdón de antemano.
En la naturaleza vemos ejemplos de cosas que funcionan sin programación aparente ni preparación alguna, algunas complejas hasta el virtuosismo. Las grandes migraciones son un ejemplo, como el equilibrio ecológico que en ocasiones se mantiene sobre la hoja afilada de una meteorología poco colaboradora. No necesitamos toda esta parafernalia pseudocientífica para ser felices.
Estamos empeñados en manipular datos macroeconómicos y desatendemos lo básico que se nos muestra sin pudor ante nuestros ojos.
No soy anarquista, cualquier mal gobierno es mejor que ninguno, para el hombre claro y sin salir de su peculiaridad como especie. El problema empieza cuando nos empeñamos en humanizar todo despojándolo de sentido universal y por mucho afán que se ponga no lo conseguimos. Si nos preocupamos por tal o cual indicador maravilloso y trabajamos por mejorarlo lejos de humanizarnos nos volvemos autómatas que responden mecánicamente ante un impulso eléctrico y en esas nos vemos desatendiendo otros indicadores menos llamativos pero que pueden influir más en nuestro bienestar porque ¿quien quiere estar mal? Pués eso nadie.
La economía es opaca, nos maneja y somos sus esclavos  cuando debería ser transparente y estar al servicio del bien común. La maneja una elite que nos cuenta la película a su manera y la mayoría somos oyentes privados de conocer el back stage donde se produce.
Sin ser actor de esta farsa todos tenemos un papel en esta obra coral ruinosa. Nos enseñan a responder a problemas del pasado con técnicas que funcionaron a no se sabe bien quién ni cómo repitiendo sus dogmas acríticamente todo lo contrario a cualquier ciencia o rama del saber que pretenda ostentar tal titulo.
Terminando ya y volviendo al titulo, en economía NO SE PUEDE HACER PEOR. La buena noticia es que como ciencia ha tocado fondo y solo podemos mejorar. La mala es que no hay intención de reemplazarla porque a nuestra elite no le va mal con ella, no aprendemos ni nos dejarán hacerlo. Afortunadamente nos queda todo lo demás que influyendo en ella no lo es. Tiene arreglo si nos aplicamos a ella con dedicación, los números macro no son más que un mal remedo de suma de micros que esos sí están a nuestro alcance. A por ellos y Buena suerte a todos, a cada uno con el suyo. Aunque sigamos perdidos desde el punto de vista económico estaremos trabajando por lo que importa de verdad que no son décimas sino enteros para uno.
Hasta otra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s