Yo y mi maquinismo


El primer ordenador al que tuve acceso en exclusiva en mi puesto de trabajo era un trasto inútil con msdos y nadie me enseño a usarlo, ni me obligaban a hacerlo afortunadamente, lo arrancaba a disquetazos y no hace tanto de ello. Eran los noventa y tantos y tenia la impresión de que alguien lo había dejado allí aparcado a esperar que viniera la grúa a retirarlo. Yo lo adopte cual perro abandonado y tras buscar no se donde un listado de ordenes que podía darle empecé a investigar llegando a conseguir que aquel estúpido artilugio aprendiera algún que otro truco. Nuestro compenetramiento no llego a conseguir que lo enviara a echar la primitiva pero la base de datos en dbase que cree  me daba una lista diaria que usaba  y me ahorraba escribir lo mismo a diario. Para los cálculos no me sirvió de mucha ayuda, las tablas que usaba por entonces eran totalmente digitales, ya saben contaba con los dedos, calculadora no euro, lápiz y papel para no olvidar el resultado. Quien me iba a decir el amor que me deparaba el  futuro por los descendientes de mi ayudante de santa claus 1.0.
Hoy en día soy un defensor entusiasta de las maquinas y su beneficio para nuestro bienestar y productividad personal también me enfado mucho con mis compañeros de trabajo cuando demuestran su total y absoluta desafección hacia la información facilitada generosamente por  Ayudante de santa claus 15.0 que funciona con alucina vecina XP. Ya saben ese sistema que tanto asco da a Microsoft.
El ordenador es una mas de ellas, versátil y multidisciplinar pero no la única que podemos disfrutar y también sufrir en ocasiones cualquiera otra hubiera valido para el articulo de hoy. Los desarrolladores de equipos y sistemas nos las venden como la salvación del castigo bíblico del  trabajo contra el sudor de la frente. Hay quien se apunta a la fiesta del maquinismo augurando su advenimiento final pues sustituirán al ser humano dejándonos postrados, indefensos y al final exclavos de las mismas. Perdonen que me ría un tanto de esta  predicción y haga la mía propia, la toman o la dejan pero no tiene menos probabilidades que la del apocalipsis maquinista: “Les damos una patada en el trasero a los que vía software pretenden apropiarse de nuestras maquinas y libre y sencillamente las ponemos a trabajar por el bien común de verdad y sin hipotecas” Al que intenta trabajar con el sudor del de enfrente no estaría mal tampoco pero hay que priorizar y todo se andará. Gracias por su paciencia y por dirigir  aquí su maquina hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s