Otra vez el cero, viejo compañero


Paso  la muchedumbre febril. Han sido días de gran actividad por este mi mundo. Un hecho fuera de lo común hizo llamar la atención sobre una propuesta a la que en su día me sume y un buen día  un  ciento de personas me visitan sin saber muy bien por que hasta que pongo las noticias y entiendo el interés súbito despertado. No era por mis sabios consejos ni por mi verbo florido. Da igual. Gracias por su visita y vuelva alguno otro día.
El cero de hoy lo guardo para recordar la insoportable levedad de existir sin nadie que tenga necesidad de recibir mis noticias.
El cien no lo devuelvo y queda como una muesca en mi cinto descolgado  con la pluma envainada. Muerdo la pajita, escupo y  le digo a quien venga a perturbar el  momento intimo  de creador bloguero y su cero. Yo que tu no lo haría forastero. Y va el forastero y comenta. Uno es mejor que cero donde va a parar pero es mejorable, se pueden agregar otros hasta el infinito y mas alla.
No habrá paz para los blogueros, ni falta que hace, vuelvo en mi, diga me…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s