La buena educación y la vergüenza torera.


Cual puede ser la mejor educación que podamos recibir e impartir, sinceramente creo que sería la no directiva, la que deja al educando elegir la que se acerque más a sus gustos y ritmo de trabajo, no porque esta pueda tener mejores resultados que la otra, creo que el resultado de los estudios no muestra grandes diferencias entre los de ambos en una prueba controlada. La diferencia aparece después, cuando el proceso educativo acaba y hay que enfrentarse al mundo real posteducacional. El que fuera a aprender lo haría independientemente del sistema elegido para su educación. A la hora de aplicar lo aprendido y valorar la penetración en el individuo de los temas que estudió no es lo mismo la forma en que se adquirieran los conocimientos pues afecta en la actitud y el apego a ellos muy superior en las letras que no entraron con sangre sino con paciencia y dedicación voluntaria.

Algún lector avispado se habrá preguntado nada más leer el título qué pinta la vergüenza en todo este tinglago educativo ¿Por qué debe sentirla el que predique y administre una buena educación, todo se andará?

Voy a traer a esta entrada al mejor teórico  de la educación participativa que existe, un acercamiento a su teoría y también a la persona mediante la transcripción de una entrevista distendida pero sin dejar de ser técnica, lleva el sello de Eduard Punset, creo con esto queda suficientemente acotado el pensamiento de Roger Shanks un pedagogo de primera.

Tenemos profesionales, tenemos una teoría que puede funcionar, aquí es donde debe entrar en juego la vergüenza del valiente teórico y los llamados a llevar su teoría a la práctica para reconocer que esta con los medios y la mentalidad actual en todos los niveles sociales no la ponemos a funcionar ni en mil años. Yo también pienso a la par que todo lo que ya dije que más vale una mala educación que ninguna y que una transición del actual al que este señor defiende traería un periodo de falta de educación que no nos podemos permitir en ningún caso. Como paso intermedio hasta que se pueda aplicar esta propongo una tercera vía: la educación democráctica que pueda combinar porcentualmente técnicas de ambos extremos hasta poder quedarnos definitivamente con la buena que no va a dejar de serlo por no poder atacarla de frente, ni debemos abandonarla antes de probarla siquiera por la dificultad de su ejecución sin otro argumento, me la pido.

Atención pregunta: y los toreros qué nos pueden enseñar. Poco lamentablemente pero algún tipo de vergüenza tenía que elegir y la del bloguero, o del abogado por ejemplo no le interesa a nadie he buscado conscientemente a alguien apreciado por el público el que más tiene y por tanto más pueda perder con la publicación de un hecho vergonzoso, el ataque a la vergüenza de un torero es lo más lacerante e ignominioso que pueda existir. Para ellos el valor se presupone a cada golpe de albero que dan o reciben y su audiencia llevaría mal una espantá que algunas se han visto, ellos lo saben bien y se levantan con furia tras los reveses que reciben en la lidia, fuera de los focos todos somos iguales y estamos aprendiendo continuamente aunque no siempre lo más oportuno incluso a caer dignamente se puede.

Da igual todo lo dicho cuando el alumno está preparado aparece el maestro, no falla pero cómo preparar al maestro, ahí está lo bonito y difícil, nadie lo sabe mejor que el alumno, pregúntenle lo antes posible por favor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s