Nuestros ídolos, sus luces y sus sombras evidentes.


Curiosamente los ídolos que seguimos habitualmente en la ficción suelen ser lo menos parecido a un ejemplo a seguir que se pueda buscar, algunos incluso borrachos, asesinos, estafadores y malvados de todo tipo. Para los buenos hay poco mercado y marvel ha tenido que diversificarlo un poco para sobrevivir hasta nuestros días, si les ponemos un par de colmillos o los hacemos aullar bajo la luna los toleramos un poco mejor aparentemente a los buenos digo, los malos con que les den un poco de guerra y no sean del todo guapos al punto de eclipsar al héroe vale y les resulta difícil a los guionistas mantenerlos en segundo plano. Esto no tiene nada que ver con nuestros propios valores al menos no los míos, allá cada cual con los suyos y sin embargo estoy orgulloso de seguir a personajes tan poco recomendables como Los Picapiedra, Los Simpsons, Mortadelo y Filemón o los mismísimos y muy sinvergüenzas de Zipi y Zape. A alguno puede habersele escapado una inoportuna sonrisilla al escuchar la lista aportada. No se ría tanto estos personajes esconden tras su apariencia de candidez y simpleza una crítica atroz a los usos de la sociedad que en su momento les ha tocado vivir a cada una y creo que es el principal secreto de sus respectivos éxitos, marketing y distribuidoras aparte, no voy a intentar compararlos, a cada cual lo suyo lo que les une es que todos han tenido éxito.
Todos hemos sido niños alguna vez y en la niñez la única manera que tenemos de aprender es por imitación. Ya saben ¡Abrazo fuerte! y tal pero esta es una parte de nuestra vida que pasa de una manera vertiginosa y pasada esta temporada iniciática nos vemos fustigados a usar unos más que otros afortunadamente para la mayoría nuestra propia inteligencia sacando nuestras propias conclusiones de lo que nos presentan cada vez de un modo más elaborado conforme avanza la ciencia multimedia. Esa propia elaboración de nuestra industria del entretenimiento es lo que a mi juicio puede matar o dejar herida de gravedad la creatividad importante en cualquier aspecto humano pero aquí indispensable. A fuerza de repetir estereotipos y reediciones de castings por perfil no para de darnos idénticas voces y coces, privándonos de auténticas reinas de la maldad como nuestra nunca bien ponderada Miley Cyrus en plan diablesa por supuesto o habérnosla ahorrado según opiniones.
Se puede llegar a ser un ídolo, de carne y hueso por magnetismo personal o por crear algo que enganche al público. Meter muchos goles vale como crear pues queda en la retina y las moviolas de todos sin necesidad de tocar un pincel, grandezas de nuestra era ultratecnológica. En cualquier caso no perdamos de vista que quien da y quita en este juego de tronos somos nosotros entre todos como opinión pública que ellos también tienen su parte, sin nosotros no serían nada. Este juego es mucho más democrático incluso que el político en que te botan el voto y tararí que te ví, ¡hasta la vista pringao!, mas o menos como los gesticulantes que en su día ya conté no se si se acordarán.
A lo que iba que me pierdo, todos nosotros ídolos u adoradores tenemos nuestra parte oscura y rebelde junto a las cosas buenas que haberlas haylas y no veo problema en que un actor nos presente en público lo escabroso y luego agache la cabeza ante su director de escena o manager creativo y se hinche a llorar en una peli y es que hay que pagar las facturas, pero ojo que el rollo de la lolita que se tira al fango ya está muy visto y corren el riesgo de matar la gallina de los huevos dorados. No es la primera ni será la última pero deben tener en cuenta que al explotar la “nueva” personalidad del susodich@ tengan en cuenta que el mercado adorador cambia y no necesariamente al son esperado por la lolita provocativa. Hay un dicho que aparentemente aquí viene a cuento que es que hablen de tí aunque sea mal aunque yo no creo que este sea el caso por la reiteración en la historia de bajada a los infiernos de la estrella adolescente. En mi opinión si lo buscado es adaptarse a los gustos de sus fans porque est@s se volvieron unos golfos y unos salidos creo que se equivoca pues estos se pueden sentir engañados como yo me sentiría si fuera lo contrario. Si no le importa cambiarlos por otros barrigudos y obsesos allá la nena, no le vamos a quitar el capricho, ocultar la riqueza de un carácter que puede ser apasionante más allá de lo que le interese mostrar en cada momento es lo que peor llevo, en esta chica hay mucho más de la historia sexuaaal que han montado a su alrededor no me cabe la menor duda y venderse por partes es mala venta a largo plazo. Yo le propondría a la primera interesada que se pasara al activismo medioambiental directamente si lo que busca es ampliar mercados fastidiando a los peces gordos, esto sí que les jodería muuucho y los anteriores adoradores te seguirían sin dudar. A ver repite conmigo: ¡Nô aalla taalla! Pero sin el dedo que eso es para otra cosa, no saco carrera de ella, en fin, que haga lo que quiera el informe no es vinculante.

Anuncios

Un comentario el “Nuestros ídolos, sus luces y sus sombras evidentes.

  1. Rompe el silencio la niña y lo arregla, me da la razón no es nada nuevo y lo que hace lo hace sin pensar. ¡Menuda historia que va a hacer, sonada pero muy corta! Un poco más de cabeza no le vendría mal y al que la contrató para el esperpento que se esconda donde pueda. Que se ponga la peluca del revés así no daría más que hablar seguro y yo como muchos otros miraríamos para otro lado que no lo dude. Lo del carácter apasionante me lo estoy pensando seriamente por sus palabras que eran previsibles.
    http://cnnespanol.cnn.com/2013/09/03/miley-cyrus-rompe-su-silencio-y-explica-por-que-hizo-lo-que-hizo/?on.cnn=1
    El problema no es que antes lo hayan hecho otras, el problema es creer que vas a tener la misma suerte que quien lo hizo antes y su trayectoria me dice que no va a ser así desgraciadamente y ahí lo dejo ahí por no hacer más sangre nada más. Hasta luego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s