La responsabilidad y sus demonios. La irresponsabilidad y sus mentiras.


Después de traer como tema al blog una serie de profesiones que tienen un gran poder y en consecuencia una gran responsabilidad en la presente entrada vengo a preguntarme por lo que puede hacer flaquear la determinación de una persona para cumplir con sus obligaciones decentemente después de haber vencido una serie de obstáculos para acceder al cargo que no suelen ser pocos ni asequibles a cualquiera y según se ponen las cosas cada vez son más insalvables y los jefes no están libres de flaqueo esta entrada va para todos, que no me haga pellas nadie.

Ya hablé en otra ocasión del VICTIMISMO que nosotros mismos anteponemos a una realidad que se nos antoja invencible y que recibimos también de los demás en desordenada huída cuando resuena el cuerno de reparto de responsabilidades. Véase “El Rey León” y su antológica escena de la estampida y seguro recordará alguna comparable en su lugar de trabajo habitual. Como buen tímido que soy y seré pues eso no tiene cura he pasado lo que llevo de vida luchando contra este fenómeno que nos hace sentir víctima de una sociedad que rinde culto al cuerpo, al carisma, al desparpajo y a todo lo que te pueda parecer atractivo al común de la sociedad y que casualmente ni trazas ves en tí. Es precisamente ese fenómeno el principal culpable y musa inspiradora de todas las teorías que tenemos por verdaderas sin serlo sobre el tema de la responsabilidad y entronca directamente con una entrada anterior en la que me hacía eco de una conferencia del escritor del libro “El arte de amargarse la vida”, el título refleja claramente el contenido de dicha entrada que en el pasado de este blog quedó pero siempre tengo presente. Otro enemigo del éxito en la vida y que se refleja claramente en el ámbito laboral puede ser el TRIUNFALISMO que nos hace dar por ganada una meta antes de rebasarla y dormirnos en los laureles dando al traste con años de planificación o una vez ganada hacer una foto fija y regodearnos en ella por el resto de nuestra existencia. Aunque pueda parecer opuesto no es más que la otra cara de la misma moneda. Vivir es valorar y no hacerlo bien nos amargará la vida igualmente nos pasemos por arriba o por abajo. Cualquiera de los dos anteriores es preferible como postura personal a la aceptación sin crítica que desemboca en el PASOTISMO. No voy a detenerme en este último mucho pero quiero pedir que se deje de  llamar a las personas que de nada se preocupan vegetales. No moverse no es ser inútil o incompetente y de hecho los vegetales componen una industria que trabaja 24 horas al día con la fotosíntesis y regalándonos el aire que respiramos tal como lo necesitamos.

Ten cuidado con lo que sueñas pues se puede hacer realidad y esto también puede contribuir a amargarte la vida. Todos hemos oído hablar en alguna ocasión del principio de Peter que dice que todo individuo sube en una organización hasta el nivel donde demuestra incompetencia. Del siguiente artículo me quedo con los ejemplos históricos tan llamativos y que no dejan títere con cabeza en nuestra historia (Hitler, Sócrates y mi preferido es el de Platón que es ya de traca). Me temo sufridos lectores que una sociedad de jefes en que todo el mundo ascendiera en el escalafón tampoco solucionaría nada. Por mucho que se reparta la responsabilidad no hay garantía de que una en menor cantidad sea mejor entendida y aceptada pues me temo que la calidad es más importante que lo otro y eso lo aporta la persona y su respuesta a ella, no se puede insuflar. Cuán verdad el dicho ese que dice “El hábito no hace al monge”. Amén. Todos hemos escuchado alguna vez que en el mundo laboral se asciende al mínimo nivel donde se demuestra tu incompetencia y tenemos gloriosas muestras en la historias de muy buenos secundones que cruzaron la línea roja de su incompetencia para mostrar la versión esperada por el teórico. El Incompetente ¿se hace o se nace? difícil pregunta que cada cual tiene que responder pues hay tantas como incompetentes y todos lo somos para algo. Yo diría que cada uno se lo hace en su vida más o menos y según para qué. De hecho yo fui incompetente antes que cosa rara verde no identificada y despúes sabe Dios en lo que quedaré pues no está escrito.

Algún irresponsable  diría que la irresponsabilidad es el estado ideal del ser humano puro e inmaculado de estress y servidumbres que no se puede pagar con nómina alguna. Eso lo dice el que está en paro y está deseando que le dejes el hueco libre no caigas en el desánimo con un  engaño tan burdo e interesado. La verdad es que no podemos vivir sin responsabilidad de la misma manera que no podemos vivir sin sufrir alguna que otra infección de vez en cuando  pues si no ocurren nuestro sistema de defensa se nos alborota viruléntamente provocándonos la alergia sin venir a cuento, tan solo por falta de enemigo que combatir se lo tuvo que inventar, nada personal. Para algunos el sustituto y que le puede servir de vacuna ante ella puede ser una de confrontación permanente con el sistema que nos envía el castigo bíblico del trabajo. Para estos últimos la realización humana no es más que un buen cocido y la sobremesa consecuente no se vayan a creer que vivan eternamente en huelga de hambre ni se puede hacer, después unos bailecitos y a la cama que el movimiento cansa. Paz y amor colega y el plus pal salón, bendita publicidad responsable.

Algún responsable muy serio dirá seguro que la responsabilidad es algo inusual que en porciones pequeñas se sirve y pocos disfrutan. Pues va a ser que no tampoco, es algo común y fácil de obtener con algo de paciencia y mucho de experiencia pero que sin embargo en contra de lo que se podría deducir por esta respuesta no es algo universal. Todos valemos para algo y ninguno vale para todo por mucho que intentemos emular a iniciados como Leonardo que muchas disciplinas dominó pero que más de una pifia nos obsequió. De hecho al que habla hay cosas que se le resisten y en algunas ya se ha rendido. En ninguna lo hice sin luchar. Como dijo un tal Alan Arkin que no se quién sería pero al parecer pico de oro tenía “El verdadero perdedor no es aquél que no gana. El verdadero perdedor es aquél que tiene tanto miedo a no ganar que ni siquiera lo intenta”.

La responsabilidad empieza antes de acceder al cargo, cuando nos preparamos para él. Todos tenemos derecho a trabajar y sin embargo nadie va a venir a tirar de nosotros como dice el entrevistado del artículo al que les dirijo a continuación y les recomiendo leer independientemente de su situación más o menos precaria, al que no lo sea creo que le enseñará a valorar un poco más lo que tiene. Al que lo sea le digo que “SI SE PUEDE” dejar de ser precario, nadie lo es si tiene un sueño o una ilusión a la que agarrarse para continuar. El peor precario es aquel al que le sobra todo porque todo cree tenerlo y es el culpable de la precarización de la vida de una sociedad entera.

El arte de NO amargarse la vida en un mundo empresarial cada vez más precario está a mi juicio en saber reunirte de personas que complementen tus áreas de incompetencia que deben ser conocidas previamente para tener un argumento de elección válido. Estas áreas deben ser trabajadas dentro de lo posible para poder alternar sin que estas personas se te burlen pero si te pillan tampoco hay que avergonzarse del todo. Para este momento embarazoso tenga a mano las de tu burlador y restriéguese con fruición, para una cura de humildad es mano de santo oye.

Una entrada de blog no puede dar para todas las mentiras que nos han endosado para traernos y llevarnos del bien al mal y viceversa por mero interés especulativo u otro un poco más específico o práctico. Si se me ocurre alguna más se la cuento. Si se acuerdan de alguna soy todo oídos.

Anuncios

Un comentario el “La responsabilidad y sus demonios. La irresponsabilidad y sus mentiras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s