Mejor reformar que empezar la casa y nunca por el tejado


Esta frase que titula la entrada es muy gráfica de mi situación personal de hoy en día en estos azarosos días de primavera en que la alteración toma el control de nuestro panel de mandos interno haciendo tambalear nuestro ánimo y mostrándonos débiles ante nuestros enemigos que aunque no se lo puedan creer después de tanto escribir y rebuscar por la red sin quitarle tiempo al trabajo en la _____ (eliminado por irrelevante)___ aún me queda tiempo para lidiar con alguno en la vida real. En la vida digital todo es más fácil, el que no te agrada del todo lo borras de tus listas de contacto y a otra historia y yo acepto por salud que alguien lo haga conmigo, de hecho hay que ir seleccionando pues no se puede tomar contacto con todas las personas que te agregan si no hay uno o varios intereses comunes o afinidad de algún tipo y todo ello puede cambiar por muy bueno que sea el tipo, estable o por muy grande que tenga la cabeza.

Viene a cuento por sucesos que supongo nos suceden a todos. Llega el momento en que te preguntas si un golpe de timón es conveniente y aunque nunca se llegue a dar porque las circunstancias te llevan por otro derrotero que no es el valorado el tiempo empleado en la duda nunca es perdido. No es necesario tener siempre el timón cogido con las dos manos pero la vida es una y hay que vivirla linealmente pero la opción en la dirección a tomar no suele ser única, el sentido creo que es lo que hay que elegir y eso ya lo hice y en eso no cambio, debe ser hacia arriba. A ver si me explico un poco mejor de lo habitual: En ocasiones hay que volver atrás a replantearte conceptos, apuntalando los éxitos obtenidos para construir tu propia casa que todos nos apuramos a enseñar con orgullo a las visitas pero que siempre hay que ir mejorando y si no se hace hay que ser consecuente con ello y no martirizarse, disfruta de ella. Yo prefiero las mejoras pues aunque sean laboriosas y menos espectaculares que las reconstrucciones son más respetuosas con nuestro pasado. No se puede estar contínuamente volviendo atrás por bajadas estacionales que te hagan dudar al punto de meter la excavadora y volver a empezar o coger el helicóptero y huir rápido, no digo que yo lo tenga ni sepa pilotarlo he elegido el medio por ser el primero que se me ocurrió y además por ser el más fácil de aparcar en la azotea.

Los meses anteriores en mi actividad bloguera han sido vertiginosos y mi actividad en este que es el mío propio y al que siempre voy a volver a recomponer los trozos de manospal regados por toda la red haciendo recuento de ellos ha bajado significativamente pero últimamente he vuelto a mis orígenes y cómo no a reencontrarme con mis propios demonios y es que las plantas bajas están más cerca de tu interior, tus obsesiones y tu origen. Este empezó como la escritura online de un libro de autoayuda un poco cutre y que a día de hoy tiene muchos capítulos por concluir y es que el escritor escribe según lo vive y lo vive según lo escribe. Con el paso del tiempo tuvo un salto cualitativo hacia la crítica más o menos constructiva y afortunada de la sociedad en que vivimos y la cual padecemos. Un poco después me hizo preguntarme por alternativas de futuro personales, energéticas, sociales y en definitiva de conocimiento de cualquier tipo que me pudiera ayudar a crecer intelectualmente.

Varias tardes entre medio de mis entradas en esta semana y ayer concretamente me he puesto a escribir dominado por la ira y eso no se debe hacer señores aspirantes a bloguero y lo hice con tal ímpetu clickero que en varias ocasiones la compu se me bloqueó dejándome a medias aunque el efecto ya estaba conseguido, me había desahogado solo sin más y ya no hacía falta recuperar el texto que positivo no era precisamente. El blog es un medio de expresión, como herramienta arrojadiza y vengativa no tiene mucho recorrido y te aleja del que pudiera acercarse buscando algo útil o amable para su vida.

El proyecto en que andaba metido se movía a caballo entre una crítica mordaz a nuestro Presidente del gobierno y otra un poco más general que pretendía herir al victimista. De la segunda me quedé con el link que abajo les ofrezco y una frase de oro que he añadido a las frases célebres que personalmente ha cambiado mi vida, la tercera de ellas que aparece en el cuadro de la derecha en el cual se va a quedar como pilar para fundamentar el resto de mi obra que más vendrá en el futuro espero. De las críticas a Don Mariano no me quedo con nada, son tantas las que hay por toda la red y tan buenas que no voy a aportar nada nuevo ni creo que esté muy interesado en corregir algo es una pérdida de tiempo flagrante respecto a esta última dirección voy a pasar definitivamente.

También me quedo con el buen propósito de no practicar yo mismo el victimismo con nadie. Antes de intentar corregir a otros hay que empezar por uno mismo, ofrezco la información para quien quiera corregirse o estar avisados para cuando se cruce con algún elemento que la practique, a mí ya me ha servido para tener templanza suficiente como para ignorarlos al menos de momento.

http://psicoreygabinetedepsicologia.com/?page_id=2290
Les dejo en buenas manos, hasta otra, y no olviden superarse, yo lo voy a intentar.

Anuncios

Un comentario el “Mejor reformar que empezar la casa y nunca por el tejado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s