Lineas rojas y lineas azules. ¿Por qué las primeras son tan atractivas?


Todos nos acostamos anoche con la zozobra por la inminente declaración de guerra de Corea del Norte sobre Corea del Sur y sus aliados que todos sabemos quienes son. Esta mañana me he levantado con la confirmación de la noticia y la tensión a la espera de acontecimientos en la zona es ya máxima.

Juegos de guerra y movimientos de tropa aparte los cuales voy a evitar el tratar hasta que se les ocurra sobrevolar mi tejado seguimos vivos y podemos pensar en qué nos puede llevar a encrucijadas tan drásticas y absurdas como esta que no es la primera en la historia y desgraciadamente aunque esta se resolviera satisfactoriamente para ambos bandos y sin enfrentamiento nuclear tampoco va a ser la última.

Sin resolverse esta crisis hay quien mete por medio a Siria, Israel, Irán, Turquía  y a todos los países que según la dialéctica actual de confrontación tienen alguna “cuenta por ajustar” para predecir una nueva guerra mundial, lo he visto en un video simulador muy elaborado en Youtube al que no dirijo por no amargar el desayuno a nadie. Si se montara el peor de los escenarios posibles probablemente no quedaría mucho que pensar, me pido caer en la primera remesa, lo del invierno nuclear no mola nada pues sería sufrir mucho para tener un mismo final. Alguien me puede tachar de frívolo pero cuando te enfrentas a la propia extinción como especie ¿Cual es la postura no frívola? ¿Cual la coherente?. Apaga y vámonos para no volver no hay otra.

Solo queda avisar de los efectos negativos que negativas decisiones puedan tener sobre todos los habitantes de nuestro planeta por parte de una serie de personas muy corta y señalada de individuos. Eso y la esperanza en que una especie social futura o de un planeta gemelo tras nuestra debacle pudiera recuperar información de nuestros discos duros, observe los errores que nosotros cometimos y les sirvan de lección para ellos no cometerlos y extender en el tiempo su predominio. Por otro lado me gustaría justificarnos un poco ante ellos y que vean que en la nuestra no sólo había destrucción y agresión, también había voces que clamaban por la justicia y buscaban y atesoraban conocimiento, primitivo pero conocimiento al fin y al cabo. No solo había orgullo y prejuicio, también teníamos cultura y filosofía. Una filosofía que nos puede apacigüar un poco la ansiedad que nos crea la vorágine destructiva que  por todos sitios se ve bajándonos a la realidad de la insondable levedad de nuestro propio ser. En tres palabras no somos nada, apenas una serie de borrones entre líneas de colores, orillas, como se les quiera llamar que nos empeñamos en sobrepasar obstinadamente.

Volviendo a nuestro presente que se me va la olla, no vale esconderse en la bandera, en el movimiento o tras el cargo que te impone la responsabilidad. Tampoco vale agarrarse a la realidad imponderable que nos hace pintar muy poco en las decisiones de esa minoría todopoderosa. Tenemos una realidad cercana y manejable para nosotros apliquémonos a mejorarla dentro de nuestras posibilidades y la suma de nuestros aciertos harán inviable la llegada a cualquier tipo de encrucijada extintiva. En la última ya nos vemos y a ver cómo nos sacan ellos, estaremos atentos.

Todos los demás… ¡A trabajar por la siguiente! qué remedio nos queda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s