Hablemos de paro, hablemos de nosotros.


Hablemos de paro, hablemos de nosotros

Rara vez hablo sobre este tema que siendo para mí más importante incluso que la corrupción (sin despreciar el actual ambiente de alarma social que hace para mí que este “otro asunto” sea un tema caliente y en frío se sirven mejor las reflexiones así que no voy a dedicar a él las mías de momento las que ya hice en su día siguen valiendo) es demasiado subjetivo como para tratarlo aquí haciendo justicia al tema. La estadística es muy fría y no es capaz de describir la desesperación de tanta gente que lidia a diario con este problema y que no ve salida a él. En una ocasión ví una página en la cual presentaban los datos del mes que tocaba de una manera clara y que hasta yo entendía y con eso me quedé y las pinceladas que mes a mes nos dan los telediarios muchas negras y alguna gris que sirvió para lanzar alguna que otra campanada innecesaria. Ahora que todo el mundo anda revuelto con el tema estrella yo como siempre me salgo de la autopista de la información para tomar la salida más próxima a ver que me encuentro.

Para empezar voy a hacer un viaje del tiempo tal como hoy hace 365 días en que nos veíamos prácticamente en las mismas que hoy pero la situación tenía algunos aspectos diferentes.

LOS DATOS antigüos no se me líen

Los datos a cierre del mes de enero de 2012 llegan a la cifra total de 4.599.829 millones de desempleados, siendo el nivel más alto desde que arrancó la serie histórica en el año 1.996, mientras que en términos interanuales el aumento del paro en el mes de enero de 2012 fue de 368.826, exactamente un 8,7% más.” 

LAS IMPRESIONES

Eran tiempos de herencias y a ver cómo nos colaban sus indudablemente infalibles recetas hipermegaliberales proausteras y estos datos los jaleaban a espolearnos con ellas hasta la extenuación y así lo hicieron. Nuestra financiación era una losa que pesaba sobre nuestras conciencias pues se nos planteaba un año negro de vencimientos millonarios e intereses usureros.

Como plan de choque la aplicación de dichas medidas resultaron un poco insuficiente y fue necesario subir impuestos y recortar hasta los bigotes para acabar en un porcentaje que nuestros socios hipermegaliberales proausteros consideraran admisible para seguir diciendo lo de los deberes y tal. No pasaba nada aún nos quedaba algo que sacrificar al dios de la austeridad y nuestros bancos ya estaban en proceso de saneamiento. El mal banco llego a rescatarnos de las garras de la falta de liquidez y la inactividad. Y se crearon puestos de trabajo. Los mismos que al mes siguiente se perdieron más unos cuantos más.

Y volvemos al presente. La urgencia de la financiación se ha calmado y sus recetas se impusieron nos las han aplicado como catecismo sagrado y respetándolas estamos, lo de las huelgas es cosa del pasado. El paro como ya dije no ha dejado de subir y en la actualidad nos vemos al filo de un hito estadístico: estamos a punto de sumar un dígito millonario a nuestra serie ya de por sí abultada. ¿Van a permitir que ocurra? Me temo que sí. Aunque muchos lo avancen yo creo que estamos a tiempo de evitarlo.

LOS DATOS ACTUALES. Se puede hacer un juego de buscar las diferencias, yo no veo ninguna.

“El paro registrado subió en 132.055 personas en enero respecto a diciembre, con lo que el total de parados llegó a 4.980.778 -el 2,72 % más-, según datos publicados este lunes por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Desde enero de 2012 el desempleo se ha incrementado en 380.949 personas, el 8,28 %.”

Anuncios

3 comentarios el “Hablemos de paro, hablemos de nosotros.

  1. Estimado Manuel, sin duda estoy de acuerdo con cuanto expones. Casualmente en El País, sale un artículo relacionado con tu post de John Ralston, “No hay razón para salvar a los bancos” http://elpais.com/elpais/2013/02/04/eps/1359975187_178411.html que también estoy de acuerdo y suscribo.

    Entre otros, la imaginaría ciudadana ha desvirtuado el dinero, dándole un valor impropio que no le corresponde, pues, solo es un instrumento de intercambio de nuestro tiempo con el de los demás.

    Desgraciadamente además, se ha desvirtuado con artificios de ingeniería legal y financiera que aparentan obtener beneficios monetarios, que en realidad son falsos, pues por ejemplo, los costes implícitos de deterioro de la naturaleza, ya sea por la emisión Co2 o multitud de contaminantes de las industrias no se contabilizan ni se pagan en el precio de cuanto consumimos, aparte los costes subyacentes de destrucción de empleo, pérdida de riqueza y bienestar de los ciudadanos.

    Debemos de cambiar entre todos el modelo productivo que tenemos que está caducado y es una de las causas de la tragedia humana que estamos padeciendo, ya sea con el paro, los desahucios y lo peor, la pérdida de valores y principios morales y éticos. “Mientras la tiranía y dictadura del dinero, la deuda y el crédito se mantenga, no habrá solución a la crisis.”

    Efectivamente lo esencial “Somos nosotros los seres humanos”. Deberemos seguir luchando, cada cual por su parte y todos juntos.

    Un gran abrazo.
    Juan Bernardo montejb

    • Muchas gracias por tu sugerencia. El artículo este memorable. Me he sentido identificado con el mensaje de este señor totalmente. Antes de leer esto yo mismo dije sin ser visionario de nada que incentivar el consumo no servirá para nada pues incentivar en su momento el consumo inmobiliario es lo que nos hizo construir nuestra burbuja y la crisis consiguiente, tan básico como el ensayo-error y eso ya se hizo con el resultado que vivimos. Así que ni austeridad ni crecimiento: El secreto para mejorar creo en línea con lo dicho sería incentivar un consumo responsable involucrando en el acto del consumo a los que intervienen en él pues lo que hacemos en este acto va a influir sobre todo lo demás.
      Los bancos no intervienen en lo productivo nada simplemente se arriman cuando ya da frutos poniendo el cazo rebuscando en donde se mueve y todo lo que se pierde para ellos sumándose a lo que ya se crearon en su día. Estoy de acuerdo en que salvarlos es totalmente improductivo.
      Las idea de garantizar una renta mínima magnífica y brillante la forma que tiene de defenderla. Él sí que vale.

      • Un placer difundir reflexiones y conocimiento de utilidad. En sintonía con el Sr. Ralston y otros, desde hace tiempo he estudiado y reflexionado al respecto del dinero, la banca y el sistema financiero. A mediados del año 77, finalice un estudio de la evolución del PIB mundial y su previsible proyección a 50 años vista, con los medios tecnológicos de entonces. Dicho estudio, válido y vigente en la actualidad, evidenciaba las carencias en la esencia del dinero y todo lo relacionado con el sistema monetario. El volumen del PIB ha crecido linealmente, pero el volumen monetario lo ha hecho galacticamente, con lo que la economía real ha quedado desfasada respecto a los medios y recursos monetarios. Desde hace tiempo, existe una corriente creciente de economistas que defienden y promueven una Renta Básica. Aquí en España, Daniel Raventos, presidente de Renta Básica org es un ejemplo a seguir.

        Efectivamente la imaginaría ciudadana ha desvirtuado el dinero, dándole un valor impropio que no le corresponde, pues, solo es un instrumento de intercambio de nuestro tiempo con el de los demás. Desgraciadamente además, se ha desvirtuado con artificios de ingeniería legal y financiera que aparentan obtener beneficios monetarios, que en realidad son falsos, pues por ejemplo, los costes implícitos de deterioro de la naturaleza, ya sea por la emisión Co2 o multitud de contaminantes de las industrias no se contabilizan ni se pagan en el precio de cuanto consumimos, aparte los costes subyacentes de destrucción de empleo, pérdida de riqueza y bienestar de los ciudadanos. Debemos de cambiar entre todos el modelo productivo que tenemos que está caducado y es una de las causas de la tragedia humana que estamos padeciendo.

        Entre otras actuaciones, debemos de cambiar de modelo productivo, establecer una nueva equivalencia para las monedas y cambiar las reglas y normas del comercio en equilibrio y armonía con la naturaleza de modo que se genere un crecimiento en torno al 2% cercano a 0.

        Naturalmente también se necesitará una adaptación cultural y cambio de actitud en todos los niveles sociales, priorizando la ética y el bien común, como está tomando auge la economía que promueve el economista austriaco Felber. Curiosamente en El País, se ha publicado un interesante artículo que recomiendo, titulado “Un reto para la élite empresarial” http://elpais.com/elpais/2013/01/30/opinion/1359558402_723665.html

        Por lo demás, intentaré recopilar en un próximo post, los pensamientos importantes relacionados que estamos comentando aquí y en otros post con otros amigos.

        Un abrazo.
        Juan Bernardo montejb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s