Oda al as de copas que se paga “El copago asesinatario”. La hice en pleno estado febril pasado a dolor claro.


¡Oh copago!  vilmente atacado por las huestes ávidas y adictas al todo gratis.

No temas que nuestro gobierno te ensalzará al altar de la realidades crueles e imponderables superando por la derecha a cualquiera de sus anteriores valedores aunque para ello tenga que hacer algún que otro recurso es el curso  que corre en los tiempos del recorte donde solo ellos tienen la tijera adecuada. La usan valientemente y pensando en nuestro bien, nuestro bien merecido escarmiento por haber dilapidado las arcas públicas en cosas tan perniciosas como antiinflamatorios, antidiarreicos y antidepresivos. A inflamarse, a diarreizarse y depresivarse que no está el horno pa bollos. Ni hay arroz para tanto pollo.

Supongo que este elogio al copago sanitario no me ha salido muy brillante intentaba ser chusco no se si lo he conseguido suficientemente ahora vamos a buscar a un espabilado con mente fría que lo hará mejor que yo sin duda. Elogio al copago sanitario sin anestesia.

Esto hay que negociarlo pues no está tan claro como nuestro economista disuasor lo presenta. A algunos las virtudes del supuesto “repago” pues no les han quedado muy claras como a este que en el mismo medio discrepa y a mí personalmente pues tampoco.

Intentemos pensar por un momento en un recorte en sueldos honorarios, cenas opiparias, asesorías no identificadas u otros gastos protocolarios. Debe ser absurdo pues ningún economista reputado los contempla.

Yo gran aficionado a la barra libre y poco dado a pagos dispensables preguntaría a quien quisiera leer esto si hubiera pasado por los opinadores anteriores y todavía no hubiese tomado partido lo siguiente: ¿Qué nos ha llevado al punto actual en que no vemos otra solución que el pago universal de todo lo pagable viendo lo universal gratuito como una utopía trasnochada y ampliamente superada de otros tiempos? La mercantilización de la sanidad. El abuso en los medicamentos ha sido y es en beneficio de una industria. Pero no es este su aspecto más vil y despreciable. En el ensalce a la virtud de pagar se olvida el vicio de cobrar que tienen muchos agentes para gestionar servicios sin tener que dar cuentas a nadie de en qué parte del servicio se gastó nada de lo invertido.

El seguro es perverso pues el asegurado entra en un estado narcisista por encima del bien y del mal  y ávido de poder se dedica a darle por… donde puede abusando de él pobrecito. Amos anda ya. La sanidad es administrada por médicos, personas que se han preparado para aliviar el dolor y el sufrimiento de otras y saben perfectamente lo que hay que administrar para ello pues sus ratos le han echado a estudiarlo. Ahora una serie de señores muy señoreados les enmiendan la plana a todos ellos diciéndole la marca del palito que deben usar para ver tu garganta. Pues va a ser que no. Cualquier reforma que deje fuera a los profesionales del ramo que intenta poner en cintura es tirar el dinero que no sobra y nos gastaremos en medicinas lo que nos ahorramos en listas de espera malvadas y opresoras que tanto repugnan a nuestro economista disuasor ¿a quién preguntaron para tomar tan magnánima elección? A Roche, Normon y compañía seguro a mí no fue.

Si hubiera un verdadero interés en que se hiciera un uso racional y eficiente de los medicamentos a nuestros chavales en las escuelas de todo nivel le dedicarían algo de tiempo en cualquier asignatura de esas marías que haberlas haylas. Nosotros ya no tenemos remedio pero tampoco estamos sordos ni ciegos y vemos que es necesario usarlos racionalmente y muchos acuden a escuelas de adultos, que nos enseñen a fabricar nuestra propia cataplasma al menos antes de negarnos los antigripales, digo yo.

En el caso de los cierres que a cualquiera como a estos señores del link o  que tenga dos dedos de frente han escandalizado lo que nos ahorremos en médicos durmientes nos lo gastaremos en coches, neumáticos, accidentes, y otro tipo de gasto sanitario. No no hay sitio para el ahorro sin efectos colaterales. Ahorrar es fácil lo difícil es saber dónde parar por que comprometes la seguridad, la viabilidad y la eficacia del propio servicio y eso nuestros gobernantes no lo saben y si lo saben disimulan muy bien.

Una cosa más señor economista disuasor, lo de la bala de plata me ha llegado hondo. Eso es precisamente lo que necesitamos o más bien un cargador entero. Búsquela pues como usted mismo reconoce el copago no lo es y una vez la encuentre díganos a quién se la dirigimos, no creo que me sorprendiera mucho su sugerencia como tampoco a él le sorprendería la mía.

P.d.: Antes que alguién me pregunte el por qué de una reacción tan iracunda y desproporcionada ante un artículo que no hace otra cosa que presentar su opinión quiero explicar el por qué se hizo esta entrada y por qué también de su aire airado. El primer artículo linkado lo he leído y me llamó la atención en primer lugar no en el periódico donde se publicó sino en un tablón de anuncios ubicado en un Centro de Salud público. Lo que más rabia me dio al leerlo más que la lectura del mismo fue que dicho tablón aparte del articulito de marras estaba completamente vacío. Los tiempos del Nodo sin derecho a crítica constructiva de nuevo con todos nosotros. Publicidad institucional pura y dura. Tenía que publicarlo yo en un lugar donde se permitiera contar la otra parte de la historia eso es todo y no es poco. Gracias por soportarme en algunas ocasiones ni yo mismo lo hago.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s