Los genios y sus pifias


Les voy a contar una pifia mía e intransferible antes de liarme a despotricar contra tantas mentes lúcidas que ninguna culpa tienen de ella pero que tras ella siento más cerca y me dio el impulso para hacer esta entrada. En una de mis incursiones al apasionante mundo de la cocina se me ocurrió levantar un bote de cola cao dentro de un mueble alto de esos con estantes con alegría y desparpajo no contando con que en la parte superior había otro estante cargado con infinidad de botes de especia, azúcar y otras tantas armas de destrucción masiva que todos guardamos en nuestros hogares. A lo que iba que la mano subió y con ella el estante superior lanzando por los aires todos los proyectiles en todas direcciones rompiendo platos, vasos y todo lo que encontraron en su camino. La cocina quedó como la zona cero de un tsunami y yo petrificado y desaparecido mi anterior desparpajo mirando a mi alrededor y diciendo ¿He sido yo? Afortunadamente al lado mía había una persona que supo responder al contratiempo recogiéndolo todo y solventándolo en pocos minutos y me quitó de las manos el bote de colacao asesino. Por mí todavía estaría haciendo ecuaciones sobre la forma de atacar el problema creado.
Pues sí señor yo solito fui y después de esta aventura no he atornillado los estantes de mi cocina pero si alguna vez vuelvo a hacer yoga me estiraré despacito la primera vez.
Los genios también se equivocan, yo no lo soy pero bueno ya tenemos algo en común por algo se empieza, y esto queda demostrado en el siguiente catálogo muy completo:
Ellos, los grandes, también se equivocan. Especialmente cuando les da por predecir el futuro.
Y digo yo que por qué no van a hacerlo, pueden equivocarse y no por ello dejar de serlo hay que desterrar de nuestras mentes de que el genio o el criminal nacen siéndolo y lo serán de por vida y he econtrado pruebas y opiniones por internet que lo demuestran sobradamente para el caso de los genios tanto por la parte científica como la creativa. Puede parecer un tópico el dicho ese de que “cuando vengan las musas que me pillen trabajando” pero sinceramente creo yo como en el link que aporto que el trabajo es más importante que la creatividad a la hora de manifestarse la segunda y dan las mejores claves para entender el asunto.

La ciencia no solo son argumentaciones y axiomas también son científicos que son personas humanas con sus circunstancias personales, sociales y emocionales. Sobre estas últimas hay poca información y tal parece que se perpetra un robo al sacar a la luz el lado oscuro de la ciencia sin embargo el que suscribe cree que dar luz siempre es beneficioso para todos, también para el que se acerque al mundo científico con interés de aportar algo a él por eso me parece muy meritorio la entrada de esta web llamada Scentia que intenta iluminarnos algo sobre el particular.

Todas ellas influyen en su trabajo, su resultado y el beneficio que pudieran o no haber sacado del mismo en cualquier caso de él nos hemos beneficiado todos y yo agradezco su esfuerzo aunque supongo que a ellos no les haría mucha gracia leer esto o tal vez sí alguno habrá capaz de reírse de sí mismo espero.

Anuncios

2 comentarios el “Los genios y sus pifias

  1. Excelente post Manuel. Aaaahhhhhhhhh las pifias, quién puede librarse de ellas.

    Quien más y quien menos hemos cometido algunas. De todas, las que más me disgustan y recuerdo con antipatía, son las pifias inducidas por la mala fe de otros, en especial, las que persiguen apropiarse del esfuerzo ajeno y el dinero. En mi caso solo han sido cuatro en toda mi vida, aunque importantes en cuanto a las consecuencias, lo peor han sido las secuelas, que me dejaron tan mal sabor de boca que me obliga a sobreponerme para recuperar mi innata confianza en los demás. Ciertamente la curiosidad ha sido el principal motor que me ha llevado a cometer semejantes pifias, a pesar de la prevención y recelo implícito a cualquier acción. Posiblemente sigo sin haber aprendido y puede que aún esté en riesgo de sufrir alguna más. Solo espero que la próxima sea leve.

    Otra cuestión es un accidente como nos cuentas, ya sea por acción motriz mecánica inconsciente o cualquier otra ayudado por cualquier otra situación. El del estante en alto, al límite de nuestro alcance, es una pifia muy frecuente al igual que otras muchas de roturas de vajillas y otros utensilios del hogar o el trabajo.

    He revisado la sección de Vídeos de Ciencia de mi blog http://montejbquisiera.wordpress.com/videos-de-ciencia/?preview=true&preview_id=298&preview_nonce=bba70e07e7 y actualizado los magníficos links de Scientia y Docuciencia :)))

    Un abrazo
    Juan Bernardo montejb

  2. Tal vez en el post no lo aclaro muy bien. No me avergüenzo tanto del accidente en sí como de mi respuesta a él, el bloqueo diciéndome a mí mismo que era un imbécil. En realidad lo soy no por haber levantado la mano sino por hacerlo sabiendo inconscientemente lo que iba a pasar porque mi mano fue la que coloco esa tabla suelta en su lugar y en ocasiones anteriores lo pensé y a pesar de todo no hice nada, aún después de ello sigo sin hacerlo y se podía repetir. Por ahí viene el tema algo rebuscado lo sé, lo soy también qué le vamos a hacer. Hasta otra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s